Un fin de semana entre Buda y Pest

 

Budapest, clásica y elegante, es una ciudad realmente bonita de día y espectacular de noche cuando se ilumina.

El Danubio divide la ciudad en dos partes, Buda y Pest. Hay numerosos puntos interés en ambas pero si sólo tienes dos días, y eres más de callejeo que de museos, esto es lo que nosotros consideramos imprescindible:

 

En BUDA:

Bastión de pescadores. Con una de las mejores vistas a Pest. (Bus 16, bus del Castillo).

Palacio Real/Barrio del Castillo  (Funicular desde Clark Ádám tér, junto puente de las cadenas, bus 16, bus del Castillo).

Monte Gellért y Ciudadella  Desde aquí tienes unas vistas increíbles del Palacio Real, la ciudad y el Danubio. (Bus 27 o andando desde Gellért tér).

Vista del Parlamento que tenemos en la zona de Pest. Nosotros sólo lo disfrutamos desde fuera.

 

En PEST:

Cruzar el puente de las Cadenas.

Pasear por el río de noche

 

 
 

Subir a la cúpula de la Basílica de San Esteban (Metro 1:Bacjcsy-Zsilinszky út, metro 3:Arany János utca)

Pasear por la calle Váci utca hasta Mercado Central. Es una calle peatonal, muy agradable, con tiendecitas. Al final llegas a una plaza con cafeterías y el Mercado Central, perfecto para comprar recuerdos de Budapest. Esta zona es de las mejores para alojarse, además tienes el río a lado.

 
 

Calle Andrássy Út. Los “Campos Elíseos de Budapest”. La línea de metro 1 que va por debajo es muy bonita y fue uno de los primeros metros de Europa.

Plaza de los Héroes

 

 

Baños Széchenyi. En Budapest hay doce baños termales, los otros dos que también son muy famosos son Rudas y Gellért. Nosotros fuimos a los Széchenyi porque son menos turisticos y más usados por los locales.  Fue la una de las cosas más divertidas del viaje, hay una piscina exterior que también tiene zonas de jacuzzi con burbujas y corrientes de agua. Si encima hace frío o hay nieve, la experiencia es mucho mejor. En las instalaciones interiores hay piscinas en varias salas a distintas temperaturas, saunas y baños turcos. (Metro 1: Széchenyi fürdo, muy cerca de la plaza de los héroes).

 

Sinagoga de la calle Dohány, la mayor sinagoga de Europa. (Metro 2: Astoria, tranvía 47, 49)

DATOS PRÁCTICOS (precios de 2011)

Desde el aeropuerto a la ciudad:

Los vuelos de España llegan a la terminal 2 A.

–  El bus 200 conecta las terminales 1 y 2 con el metro.

– Minibuses Airport que llevan a cualquier dirección dentro de Budapest, cuesta 2300 Ft por persona (7,4€).

– En taxi, precios fijos por zona, hay 4 zonas, unos 5500 Ft.(18€) nos costó a nosotros. En el aeropuerto te diriges a zona taxi, indicas la dirección donde vas, te dan un ticket y tú pagas al taxista.

Para moverte por la ciudad:

Hay 3 líneas de metro, tranvías, autobuses, trolebuses y un funicular.

El billete sencillo de metro vale para el trayecto completo de una línea, pero si se hace transbordo, necesitas uno nuevo. Lo mejor es comprar billetes para un día, 1500 Ft. (4,88€) o para tres, 3700 Ft. (12€), válidos para todos los transportes excepto el funicular.

Imprescindible conservar el billete hasta abandonar la estación porque suele haber revisores a la salida. Hay que validarlos antes de las escaleras mecánicas o en los andenes y escribir tu nombre por detrás.

Donde comer 

  • Restaurante FATAL, calle Vaci útca 67.
  • Restaurante Cactus Juice, calle Jokai tér 5. Metro Oktogon.



 

 

 
 
 
 
 
 
 
 

 

 
Compartir

2 comentarios en «Un fin de semana entre Buda y Pest»

Responder a Depatitas enelmundo Cancelar la respuesta