Nápoles en un día (y medio)


Octubre de 2015, Marty McFly, Jennifer y Doc se plantan en el futuro totalmente desconcertados.

 

Queríamos conmemorar la fecha de llegada de la película “Regreso al Futuro II” pero no disponíamos de un “DeLorean” que nos teletransportase  y “Hill Valley” nos pillaba fuera de presupuesto así que nos  decantamos por buscar esa sensación de desconcierto en un lugar mucho más cercano: Nápoles.

 

Para asegurarnos de que la llegada fuera lo suficientemente complicada organizamos el vuelo de forma que aterrizara en pleno  sábado noche  con su fiebre característica, bajo la lluvia por si nos daba por ir cantando hasta el hotel y con un plano que parecía haber sido publicado por “MARVEL”, es decir, con mas dibujitos que nombres de calles.

Para finalizar el rollo revista “Fotogramas” que está cogiendo esta entrada, solo diré que si escribiera el guión de una película en la que “Batman” fuera el protagonista de “Los Soprano” estaría ambientada en esta ciudad.

 

He de explicar más detenidamente el párrafo anterior. Nápoles, al igual que “Gotham” es una ciudad oscura, caótica, sucia y la calle está llena de gene exaltada (más por el ambiente fiestero y el carácter de los locales que por cualquier gas liberado a la atmósfera por “Joker”). Sin embargo, exhala ese toque canalla, decadente y romántico que tanto me mola de las pelis de mafiosos.

 

Objetivo conseguido y tras siete tazas de desconcierto logramos colmar nuestra paciencia y nuestras energías así que recurrimos a la amabilidad y disposición local para encontrar de una vez nuestro hotel.

 

Hasta ahora la imagen que habíamos percibido de Nápoles no era nada halagüeña, sin embargo, a esta ciudad le sienta estupendamente la luz del sol y nosotros contábamos con día y medio para quitarnos el “mal sabor de boca” de la primera impresión.  

 

Recomendamos alojarse en las inmediaciones de la Piazza Dante, ya que es muy céntrico y esta estratégicamente situado para descubrir lo mejor de esta ciudad.

 

Si nos dirigimos hacia el Noroeste a través del arco Port Alba nos adentramos en pleno CASCO HISTÓRICO de Nápoles, considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y la zona que recomendaríamos en el caso de disponer de menos tiempo para conocer Nápoles. 

 

Entre la maraña de calles que conforman el centro cabe destacar VÍA TRIBUNALI repleta de pizzerías (recomendamos “Pizza Di Matteo” y  “Sorbillo”), restaurantes y tiendas (algunas de ellas muy curiosas). En uno de los muchos callejones que van a desembocar a Tribunali, podemos encontrar la “Trattoria Napoli Notte” (donde aconsejamos degustar  un fantástico plato de “Rigatoni con Ricotta”) y  la estatua del famoso rufián “Pulcinella” que constituye uno de los iconos de Nápoles.

 
 

VIA SAN GREGORIO ARMENO. Si eres aficionado a los belenes navideños, este es tu sitio porque encontrarás todo lo que puedas imaginar y mucho más para montar el tuyo. La vía esta repleta de tiendas y puestos de suvenires, cuernos napolitanos, figuritas, portales, etc. Un imprescindible en cualquier época pero imagina en navidad.

 

 


En Nápoles hay más de 400 iglesias y la mayoría se concentran en esta zona. Si este blog perteneciera a la “Cadena COPE” hablaría de todas y cada una de ellas, pero no es el caso y porque somos más de disfrutar de su arte desde el exterior,  únicamente mencionaré como representativa la Catedral de Nápoles o Duomo de estilo gótico-barroco. 

 

Desde la Piazza Dante nos dirigiremos, en esta ocasión hacia el Suroeste, buscando el Funicular de Montesanto  para subir al CASTEL SANT’ELMO. Aunque no quieras pagar la entrada al castillo, merece la pena subir hasta aquí y disfrutar las impresionantes vistas desde el mirador. Al castillo también se puede llegar en metro o desde el Funicular Central, aunque este deja un pelín más alejado.

 


La VIA TOLEDO es la típica calle comercial que puedes encontrar en cualquier ciudad mediterránea, sin embargo, entre los  Zaras, Mangos y HMs puedes toparte con lugares tan interesantes como el  QUARTIERI SPAGNOLI  que es un barrio tradicional italiano de calles estrechas, altares y ropa tendida. A finales del siglo XIX este vecindario gozaba de muy mala fama porque entre sus esquinas y callejones se encontraban multitud de tabernas  y prostíbulos (no entiendo entonces por qué se traduce como Barrio Español si los españoles son reconocidos por su aversión a los bares y a las …). Visitar mejor de día.

 
 

A unos cientos de metros, la decadencia deja paso al glamur en  la GALERIA UMBERTO I con sus tiendas de firma y establecimientos para tomar un café o un helado de “lo más barato”. En la puerta de la galería hay un pequeño local donde disfrutar del famoso dulce relleno Sfogliatella.

 
 

La Vía Toledo finaliza en la Piazza Trieste e Trento donde se encuentra el Teatro de San Carlos y el Palacio Real. Desde aquí llegaremos en seguida a la impresionante PIAZZA DEL PLEBISCITO.

 
 

Qué mejor lugar para terminar nuestro periplo napolitano que la fortaleza medieval del CASTEL NUOVO. Junto al Castillo se encuentra el puerto donde puedes coger ferrys a las islas del Golgo de Nápoles, como Ischia, Capri y Procida.

 
Compartir

Deja un comentario